Así como la unión humana, que es la comunidad humana, es la liquidación de las unidades armadas, también es el resultado de una evolución de las empresas, las cuales desempeñan un papel principal en este proceso de ejercicio o aplicación del sentido común.

– Hasta el presente, la Responsabilidad Social Corporativa, RSC, ha estado basada en las buenas (o malas) prácticas de las empresas (como su respeto por el medio ambiente, sus contribuciones sociales, las condiciones de sus trabajadores, etc.) mientras que la RSC no toma en consideración el objeto del emprendimiento de estas corporaciones. Sin embargo, una empresa que asume RHC expresa que su objeto es servir a la humanidad

En efecto, cada producto o servicio de una compañía (una taza, una TV, un coche, un programa, una app y así sucesivamente) siempre busca satisfacer las necesidades o los deseos humanos sin discriminación y cualquier mejora o desarrollo en un producto o servicio hacia su objeto es un avance para toda la humanidad sin importar que individuo o particular lo logra o promueve. Las necesidades y deseos humanos son también iguales, todos los humanos necesitamos alimentarnos, deseamos llegar más lejos, disfrutar de buena salud, ser felices…, no necesitamos discutir o tratar sobre nuestros fines, no necesitamos la política pues todos sabemos y todos estamos de acuerdo sobre lo que todos queremos. Más que eso; los humanos no somos solo cuerpos pasivos cuyas necesidades y deseos han de ser cubiertos por esos productos y servicios, también nuestra relación como humanos resulta indiscriminada cuando tenemos una causa común, una producción común, un objetivo de servicio….porque de este modo usamos criterios racionales que igualan a las personas y generan comunidad donde la propiedad es irrelevante y los privilegios un detrimento.

.

supermercado

fabricacoches

– Las empresas de RHC, aquellas que tienen por objeto servir a la humanidad, apoyan también la Unión Humana, esto es; la toma de decisiones, inclusiva, común que detiene el emprendimiento para el daño; pues no tiene sentido dañarse uno a si mismo tal como es nuestra condición una vez unidos.

RHC no supone ningún tipo de sacrificio para la compañía en aras de otro bien externo, por el contrario; se ajusta a su lógico propósito de expandir su servicio sin restricciones en el mercado, ni en el acceso a clientes y usuarios. Sin embargo, podemos ver, por ejemplo, que algunas empresas americanas tienen prohibido vender a China o a Irán u otros países y, sobre todo, se impide la ayuda mutua para el desarrollo, pese a que el interés de las empresas son los mercados maduros, y la razón de ello es que el desarrollo implica el desarrollo del poder destructivo. Este es nuestro problema original y podemos superarlo hoy con la Unidad Humana.

Las personas, como usuarios y consumidores, tenemos libertad inmediata y real de decisión y elección de las empresas con las que queremos tratar y, por tanto, podemos y debemos requerir de ellas ya Responsabilidad Humana, que finalmente será tan solo Transparencia.